sábado, 29 de marzo de 2014

Crítica: El último bailarín de Mao


Título original: Mao's Last Dancer

Año: 2009
Duración: 117 min.
País: Australia
Género: Drama, biográfica.

FICHA TÉCNICA
Director: Bruce Beresford
Ayudante de dirección: Mark Egerton
Montaje: Mark Warner
Guion: Jan Sardi (Memorias: Cun Xin Li)
Música: Christopher Gordon
Fotografía: Peter James, Simon Cardwell
Producción: Jane Scott, Geng Ling, Herbert Pinter, Sue Mackay, Katherine Heads
Producción ejecutiva: Troy Lum
Sonido: David Lee
Maquillaje: Viv Mepham
Vestuario: Anna Borguesi
Casting: Sharon Howard-Field, Nikki Barrett, Li Hai Bin

FICHA ARTÍSTICA

  • Chi Cao - Li (Adulto)
  • Chengwu Guo . Li (Adolescente)
  • Huang Wen Bin - Li (niño)
  • Bruce Greenwood - Ben Stevenson
  • Kyle MacLachlan - Charles Foster
  • Joan Chen - Niang
  • Wang Shuang Bao - Dia
  • Aden Young - Dilworth
  • Madeleine Eastoe - Lori
  • Camilla Vergotis - Mary
  • Penne Hackforth-Jones - Cynthia Dodds
  • Jack Thompson - Juez Woodrow Seals


SINOPSIS
Después de unas pruebas de selección realizadas por los funcionarios de la República Popular China, Li CunXin es llevado a la capital del país, Pekín, para ser entrenado en el arte del ballet. Después de ardorosos entrenamientos, se convierte en uno de los mejores bailarines del país. 
Cuando empiezan a realizarse las aperturas del país al exterior y el fomento de las relaciones internacionales, una compañía de ballet norteamericana visita Pekín con el fin de interactuar entre ambas escuelas. Después de eso, se propone un intercambio inverso, es decir, que un ciudadano chino visite EE.UU. en su representación para un curso de verano. Li CunXin es seleccionado y se enamora rápidamente de la libertad que respira en norteamérica, donde siquiera tiene que bailar ballet político y puede opinar en voz alta sin temor a las represalias. Todo eso hace que muestre un fuerte deseo de quedarse, pese a su inminente y obligatorio regreso a China.

CRÍTICA
No puedo hacer críticas de hasta que punto la película es fiel a las memorias de Li CunXin puesto no que no he leído el libro, así que me ceñiré a la crítica del guion:  Es bastante completo y no deja lagunas en el transcurso de la película. Nos muestra con mucha claridad la situación del país y como era la vida de esa sociedad. De igual manera, muestra el contraste con EE.UU., demostrando lo bueno y lo malo de ambos países. Es más interesante el guion que el reparto, sinceramente. 
No destaco a ningún miembro del elenco en particular, todos son bastante buenos, aunque no creo que ninguno sobresalga de una manera destacada. Probablemente la conjunción de todos ellos haga que la película sea interesante de ver, en lugar de analizarlos por factores individuales.
A quien no le agrade el ballet, no le recomiendo verla puesto que el baile es un elemento esencial en la filmación, ocupando de forma central casi desde el minuto cuarenta hasta prácticamente el final.
Por último, la banda sonora se mantiene como un nexo fundamental para que toda la película acabe como un único elemento y no como varios fragmentos sin una total relación entre si, y no me refiero a la música seleccionada únicamente para las escenas de baile.
Puntuación: 6/10

CURIOSIDADES
El último bailarín de Mao, pese a ser una película australiana, no se filmó únicamente en dicho país, sino también en Estados Unidos y en China.

Para poner punto y final a esta entrada, os dejo en vuestras manos el trailer. Espero que lo disfrutéis.


0 comentarios:

Publicar un comentario