jueves, 5 de febrero de 2015

Crítica: Capitán Harlock


Título original: Uchû Kaizoku Kyaputen Hârokku (Space Pirate Captain Harlock)

Año: 2013
Estreno en España: 30/01/2015
Duración: 115 min.
País: Japón
Productora: Toei Animation
Género: Animación, ciencia ficción.

FICHA TÉCNICA
Director: Shinji Aramaki
Guion: Harutoshi Fukui, Kiyoto Takeuchi
Música: Tetsuya Takahashi
Fotografía: Kengo Takeuchi

FICHA ARTÍSTICA
Yû Aoi, Jessica Boone, Ayano Fukuda, Arata Furuta, Adam Gibbs, Kiyoshi Kobayashi, David Matranga, Haruma Miura, Toshiyuki Morikawa, Rob Mungle, Emily Neves, Shun Oguri, Chikao Ohtsuka, Maaya Sakamoto, Miyuki Sawashiro

SINOPSIS
Después de la expansión de la raza humana por el universo, esta empieza a decaer. Al no encontrar ningún planeta similar a la Tierra, se realiza la vuelta a casa. Pero son un total de 500 mil millones de humanos los que realizan ese plan, algo para lo que la Tierra no está preparada. Por ello, la Coalición de Gaia realiza un pacto para considerar la Tierra un patrimonio sagrado, impidiendo a cualquier persona ingresar en el planeta.
El Capitán Harlock, al mando de su nave espacial Arcadia, decide que debe vengar a la raza humana y enmendar todos sus errores, encomendarse en una peligrosa misión a través del universo.


CRÍTICA

'Capitán Harlock' nos sitúa en una aventura fantástica, de ciencia ficción, que empata las aventuras piratas con las batallas intergalácticas.


Un primer punto a destacar es su calidad gráfica. Después de cinco años de trabajo, se obtiene un resultado audiovisual impresionante. Su desarrollo puede rememorar a los conocidos RPGs, juegos de aventura muy famosos en Japón. Posee muchísimo movimiento, sin que este suponga una pérdida del rumbo al espectador. Además, la calidad y la precisión del detalle son factores muy determinantes, los cuales embriagan incluso en los momentos más estoico. Es más, existe más de una escena cuyo único propósito es demostrar hasta que punto puede maravillar su trabajo. También posee muchísimas características de los mecha japoneses, desde el tipo de vestuario de los personajes, con características steampunk, a las armaduras y las naves.

Si nos centramos en los personajes, en primer lugar tenemos al capitán Harlock. Nos remonta a los héroes románticos y nostálgicos. Aquellos cuyo fin en cada aventura es perseguir sus ideales, aunque tenga que saltarse las leyes para conseguirlo. Es un personaje que, desde el principio, vemos ya formado en su totalidad, con una personalidad y hábitos muy marcados. Luego está el personaje de Yama, el cual es el que permite situarse al espectador. Con él comienza la aventura y descubrimos todo al mismo son que él. Es simple, fácil de leer y muy valiente. A diferencia de Harlock, el cual prácticamente lo toma como su pupilo, todavía está en proceso de formación, por lo que, según avanza la proyección, serán visibles los cambios de su personalidad. Puede llegar a ser muy indeciso. Y, por supuesto, no podemos olvidarnos de los personajes secundarios. Son tremendamente carismáticos, teniendo cada uno su propia personalidad perfectamente definida y cada uno cumple perfectamente con su función. Se interrelacionan las decisiones e historias individuales de cada uno para poder dar un contexto, un sentido total, a la historia.


Hablando de la historia, ese es el siguiente punto a tratar. Este largometraje se trata de una adaptación del manga homónimo de Leiji Matsumoto. En este universo, la trama es mucho más siniestra y cruda. Según avanzan los minutos, como es normal, se van sacando las conclusiones lógicas, pero, como es típico del cine japonés, se juega mucho con las primeras impresiones. La película podría ser divisible en dos, como suele ocurrir en las películas de ciencia ficción que requieren un mínimo de razonamiento. La primera parte es más lenta e informativa; mientras, en la segunda, todas las piezas comienzan a encajar y avanza todo de una forma casi arrolladora. Por ello, según nos acercamos al final, la velocidad es cada vez más atronadora, e incluso puede dar pie a confusión.

Una cosa que hay que tener clara antes de ver esta película es que, a diferencia de películas como Interestellar, la realidad científica no es lo primordial. Así que no seais extremadamente lógicos, porque os confundiréis y no captaréis lo realmente importante.
Puntuación: 7

PREMIOS
2013: Festival de Sitges: Sección oficial largometrajes a concurso
2013: Festival de Venecia: Sección oficial largometrajes (fuera de concurso)


CURIOSIDADES
  • Está basado en el manga homónimo de Leiji Matsumoto.
  • Se tardaron cinco años en producir este largometraje. Para ello se necesitaron 896 terminales empleados y 806 dispositivos usados para renderizar 1.400 planos.

TRAILER


Para terminar, la portada y la frase de la semana.

"Un instante que se repite se vuelve eterno"











0 comentarios:

Publicar un comentario