martes, 17 de febrero de 2015

Crítica: Mary and Max

Año: 2009
Duración: 88 min.
País: Australia
Productora: Melodrama Pictures
Género: Animación stop-motion, comedia dramática, humor negro. 

FICHA TÉCNICA
Director: Adam Elliot
Guión: Adam Elliot
Música: Dale Cornelius
Fotografía: Gerald Thompson

FICHA ARTÍSTICA
  • Toni Collette - Mary Daisy Dinkle
  • Philip Seymour Hoffman - Max Jerry Horovitz
  • Eric Bana - Damian Popodopolous
  • Barry Humphries - Narrador
  • Bethany Whitmore- Mary Daisy Dinkle (niña)
  • Renée Geyer -  Vera Lorraine Dinkle
  • Ian 'Molly' Meldrum - Vagabundo
  • John Flaus - Len Hislop 


SINOPSIS
Mary, una pequeña niña australiana, se siente sola e incomprendida. Sufre de acoso escolar y, aparte de sus padres, no tiene apenas contacto con el mundo exterior. Unos padres a los que Mary no comprende en los más mínimo. Cansada de la soledad, decide arriesgarse y enviar una carta a un desconocido, esperando hacer un nuevo amigo. Max, un adulto que vive en Nueva York, EE.UU., no puede evitar sorprenderse, e incluso asustarse, por la inesperada carta. Con esa misiva, empieza su historia. 

CRÍTICA
Para poder hablar de 'Mary and Max' hay que tratar un punto que la hace única. Su trama. Nos encontramos con dos vidas totalmente diferentes y extrañamente similares que se encuentran de manera inesperada. En sí, la historia no es nada del otro mundo. La vida de dos personas que se cartean. Lo importante y destacado lo podemos encontrar en los protagonistas, a los cuales llegamos a conocer tan bien como a nosotros mismos, simpatizando con ellos en algunas ocasiones y observándolos avanzar. Ellos no son ni carismáticos ni atractivos. No son los típicos protagonistas, pero ahí radica su encanto. Con una fresca naturalidad, y un humor negro bastante peculiar, se tratan diferentes temas, por ejemplo el acoso escolar, la soledad, el distanciamiento de las figuras paternas, la obesidad, o las enfermedades mentales como el autismo o el síndrome de Asperger. Lo más interesante es que muestran todos esos factores como una vivencia en directo y las reacciones que tiene cada personaje respecto a ello. 
Los personajes tienen preocupaciones y problemas diferentes, pero eso no evita que se apoyen el uno en el otro. Mary es una niña tímida, con una ligera obesidad, que vive traumatizada por el abuso escolar y las relaciones que mantiene con sus padres. Se encierra en si misma y solo comparte sus problemas con su gallo mascota. Su madre está constantemente bebiendo, y su padre se aísla en su cobertizo, por lo que no puede acercarse a ellos aunque quiera. En un arrebato, busca la posibilidad de tener un amigo por correspondencia que la ayude en sus problemas y la guíe. 
Max es un hombre estadounidense, entrado en la cuarentena, con obesidad mórbida. No entiende a las personas, ni sus comportamientos ni sus emociones, por lo que prefiere vivir en la soledad. Mantiene un estilo de vida estrictamente organizado y respetuoso con las normas. Por ello, cada vez que algo, como las cartas de Mary, lo sacan de su zona de confort, padece crisis de ansiedad. 
Son personajes completos y complejos, a los que, durante los 88 minutos de película, podemos conocer a la perfección, tanto los puntos positivos como los negativos. Sobre todo los negativos, en realidad.
Los actores de doblaje son brillantes. Se mimetizan con los personajes hasta el punto de confundir. Es decir, al escucharlos, el primer pensamiento no es acerca del actor en cuestión, sino s
obre el personaje que estamos viendo. Adjudicamos esa voz al personaje.
El largometraje fue realizado mediante la técnica stop-motion. Tiene un estilo muy suave y caricaturizado. Existe un especial detallismo en los puntos más escabrosos. Podemos apreciar como, según en el mundo de quién estemos, vemos las cosas con una gama de color u otra. En el caso de Mary, se basa en tonos ocres; en el de Max, prima el blanco y negro. Podría considerarse una forma de reflejar la visión de la vida de cada uno. 
La banda sonora es escasa, pero bien seleccionada.No trataron de llenar espacios de manera innecesaria. Se adecua perfectamente a cada situación. 
Es una película entrañable, fresca y única. 
Puntuación: 8,5

PREMIOS
2009: Festival de Annecy: Mejor película.
2009: Festival de Berlín: Oso de Cristal.

CURIOSIDADES
  • Recaudó 1.444.617 dólares sólo en Australia.
  • Se estrenó en el Festival de Cine de Sundance.
  • El material básico de la película fue la plastilina. Todo lo relacionado con el agua, en cambio, era creado con lubricante. 
  • La fotografía se realizó en un total de 57 semanas. Para ello se utilizador 133 sets, 212 muñecos y 475 piezas de atrezzo. 
  • La maquina de escribir de Max era totalmente funcional. 


TRAILER


0 comentarios:

Publicar un comentario