miércoles, 5 de julio de 2017

Xian Nu Studio: “La industria del manga está en un auge apabullante”

Nuevo proyecto Xian Nu Studio - manga y videojuego Chan Prin
Portada oficial Chan Prin | Fuente: Blog oficial de Xian Nu Studio
Irene Díaz y Laura Moreno, conocidas en la industria del manga bajo los seudónimos de Pukalince  y Felwyn, son las fundadoras del estudio de manga granadino Xian Nu Studio. Ganadoras de múltiples premios del ámbito, han trabajado con editoriales de todo el mundo, desde Estados Unidos a Japón, hasta llegar a la actualidad. Entre sus últimos trabajos destacan el manga lanzado para el videojuego online Corazón de Melón y la serie Chan Prin.

¿Cuáles son los orígenes de Xian Nu Studio?
El nombre artístico de Xian Nu viene a consecuencia que, de entre varios de sus significados en chino se encuentra el de  “hada inmortal”. Lo adoptamos en honor al juego de rol Changeling: El Ensueño, del que disfrutamos desde bachiller, donde nos conocimos. El Studio viene añadido porque es más fácil designar a un equipo con un nombre artístico. Nuestro “estudio” es una habitación normal del piso/casa donde estamos, con todo el material de trabajo en la misma (mesas de dibujo, ordenador, impresora, etc.).

¿Por qué Pukalince y Felwyn? ¿Existe alguna historia tras ello?
Nuestros seudónimos provienen de sendas partidas de rol. Pukalince es el seudónimo de Irene y Felwyn el de Laura.

¿Cuáles son sus antecedentes y referencias?
Si antecedentes son los estudios, ambas pasamos por el bachiller de Artes, y Pukalince además es licenciada en  Bellas Artes. Respecto a las referencias, es difícil de definir, ya que son muchos y dependiendo de la época, nos sentimos más influidas por unos o por otros. Así que cada vez que contestamos a esto es diferente. Actualmente nuestro mayor referente es la autora Kii Kanna.

Habéis trabajado en todo tipo de proyectos, desde adaptaciones a videojuegos, ¿qué elementos destacaríais de ellos?
Destacaríamos lo mucho que se aprende trabajando para otros. Es enriquecedor, aprendes de otros creativos y te adaptas a las necesidades del equipo. Este tipo de experiencia siempre trae sus pros y contras, pero de todo ello se toma nota para luego aplicarlo a nuestro propio trabajo de la manera más productiva posible.

¿Sirvió Corazón de Melón como experiencia para Chan Prin?
Totalmente. Chan Prin surgió de nuestra propia visión de cómo realizaríamos una obra de características similares. Al principio por petición desde Francia, pero al no terminar de arriesgarse con el proyecto, decidimos moverlo a nuestra manera por España, hasta que le encontramos su hogar ideal en Ediciones Babylon, donde podemos desarrollarlo libremente.

Protagonistas de la historia Chan Prin de Xian Nu Studios
Mady y Zoe, protagonistas del manga Chan Prin | Fuente: Blog oficial de Xian Nu Studio


¿En qué estado se encuentra la industria del manga en España? ¿Cuál es su aceptación fuera de los géneros del shōjo y el shōnen?
La industria del manga está en un auge apabullante, hay de todo tipo de géneros y para todos los gustos, más allás del “para chicos” o “para chicas”. Si algo tiene las viñetas niponas, es el atractivo que genera a todas las edades y todos los géneros, cada vez mayor. El único temor que tenemos es que la cantidad de obras crezca pero no el número de lectores y que por tanto ésto explote, ya que en España abundan más lectores coleccionistas que casuales y es imposible actualmente comprar todo lo que se oferta.

¿Está evolucionando el perfil del mangaka español?
El mangaka español actualmente está creciendo desde su más tierna infancia con el formato y la narrativa japonesa, con lo que su dibujo suele estar mejor asimilado y más integrado. Lo único que sigue igual son las dificultades a la hora de encontrar un hueco en la industria del cómic, pero esa es una lucha a la que hay que enfrentarse siempre, y solo los más persistentes consiguen perdurar a través del tiempo en el sector.

¿Es posible vivir de ello?
Difícil, pero no imposible. Nosotras solemos hablar de sobrevivir, ya que vas de un trabajo a otro, empezando en cada uno de cero, siendo una especie de eterno novato al ir de editorial en editorial, siendo muy difícil pasar a dejar ser valorado como novato a profesional (quizás también debido por el propio interés de algunas editoriales, que les conviene pagar a precio amateur…). En nuestro caso, hemos pasado años y años dando tumbos hasta encontrar una estabilidad. Y siempre con cierto temor de volver a perderla y tener que empezar de nuevo.

¿Qué diferencias tienen las obras creadas en España con los mangas originados en Japón?
Las obras creadas en España no vienen encorsetadas bajo las estrictísimas reglas marcadas por los editores japoneses, en las que primero tienes que crear diferentes one-shot, hasta que uno consiga un reconocimiento mínimo y de ahí te permitan desarrollar una obra (siempre bajo un estricto control sobre la misma). En cambio, aquí, no pasas por esas etapas. Simplemente presentas un proyecto, que puede ser bien acogido o no, en el que te pueden aconsejar o sugerir cambios, pero el autor decide si acogerse a ellos o no. El límite en España suele venir marcado únicamente por el límite de páginas (de 1 a 3 tomos a lo sumo). Es la diferencia que vemos más marcada al respecto.

¿Cuál ha sido el hecho más curioso que habéis vivido en vuestra vida de mangakas?
Quizás no son las más curiosos, pero resaltaremos un par: en primer lugar, el conocer personas que han visto nuestros tomos y no se podían imaginar que hubieran sido dibujados por españolas porque “estaban muy bien hechos”. La idea de que el mangañol está mal dibujado o guionizado sigue persistiendo muy duramente a día de hoy. En segundo lugar, el sentir que hasta que no viajamos a Japón y los editores de allí nos llamaron mangakas, no nos sentíamos con derechos a llamarnos como tal. Nos sorprende a nosotras mismas cómo los prejuicios desde nuestra propia patria nos marcan tanto. Para nuestros editores japoneses, publicáramos o no en Japón daba igual para tratarnos como mangakas.

Publicado originalmente en TLP Tenerife.


0 comentarios:

Publicar un comentario