lunes, 16 de octubre de 2017

Crítica: Kingsman: El círculo de oro

Kingsman: El círculo de oro CRÍTICA
Cartel promocional Kingsman: El círculo de oro | Fuente: Filmaffinity.com
Título original: Kingsman: The Golden Circle.
Año: 2017.
Duración: 141 min.
País: Reino Unido.
Productora: Coproducción Reino Unido-Estados Unidos; Twentieth Century Fox Film Corporation / Marv Films / TSG Entertainment.
Género: Comedia, acción [Espías].

FICHA TÉCNICA
Director: Matthew Vaughn.
Guión: Matthew Vaughn, Jane Goldman (Basado en la obra de Dave Gibbons, Mark Millar).
Compositor: Henry Jackman, Matthew Margeson.
Fotografía: George Richmond

FICHA ARTÍSTICA
Reparto
Personaje
Colin Firth
Harry Hart
Julianne Moore
Poppy Adams
Taron Egerton
Gary "Eggsy" Unwin
Mark Strong
Merlin
Pedro Pascal
Whiskey

SINOPSIS
Después de salvar el mundo de los planes del megalómano Richmond Valentine, las aventuras de Kingsman continúan. Al menos eso parecía hasta que el cuartel general de la agencia secreta es destruido, lo que lleva a Eggsy a buscar respaldo en la agencia de espionaje aliada, Statesman. Uniendo esfuerzos, buscarán la forma de descubrir lo que está ocurriendo y salvar el mundo una vez más.

Taron Egerton, Colin Firth y Pedro Pascal en Kingsman: El círculo de oro. | Fuente: Filmaffinity.com


CRÍTICA
Kingsman: El círculo de oro se mantiene fiel a las bases que planteó el director Matthew Vaughn en su predecesora Kingsman: Servicio Secreto. Es trepidante, divertida y excepcionalmente gamberra.
Nos encontramos ante una historia cuya trama se torna ligeramente más seria, símbolo de la madurez de Eggsy dentro del servicio secreto, pero sin perder ese toque de gracia tan alborotador que es ya marca personal de Vaughn. Aún así, en determinados puntos es incluso demasiado serio, rememorando aquellas películas de espionaje que precisamente parodian. Pero luego meten a Elton John en escena y hacen balance. Las escenas de matanza son muchísimo más crudas que en la primera película y, en algunos puntos, más que divertidas por su exageración resultaban un tanto falsas y desagradables.
Los personajes son interesantes, incluso entrañables a su manera. Pese a sus personalidades exageradas, es fácil empatizar con ellos. Pedro Pascal, Colin FirthTaron Egerton son excelentes en sus papeles. Y los villanos son tan histriónicos que, con todo, es imposible que no hagan reír. En ellos está la verdadera clave paródica. Julianne Moore hizo un excelente trabajo en ese sentido.
La fotografía está llena de vitalidad, acción, adrenalina; las escenas de pelea son, francamente, espectaculares. Por no hablar de los efectos especiales, los cuales resultaron una sorpresa grata en su mayoría. 

Puntuación: 6.25



0 comentarios:

Publicar un comentario